Monasterio Benedictinos Cuernavaca

Solemnidad de Nuestra Señora de Guadalupe - 2022

Volver

Solemnidad de Nuestra Señora de Guadalupe - 2022

26 de Diciembre del 2022
por Benedictinos

Homilía del 12 de Diciembre 2022

Hoy recibimos la bendición de Nuestra Madre de Guadalupe por su día. Nos lleva a valorar la forma en que entramos en comunión con Dios por medio de ella.

Que se apareciera en el cerro del Tepeyac significa que hizo posible que Dios bajara a nuestra tierra. Un cerro o montaña no es un obstáculo sino una forma de llegar al cielo. Por ello, los monasterios benedictinos han querido quedarse también en cerros, porque así encontramos la escalera a Dios y nos separamos del mundo. Lo físico ayuda a lo espiritual si sabemos aprovecharlo.

La Madre de Dios también quiso regalarnos flores. Porque no quiso dejarnos a la intemperie de la vida. A las batallas de la conversión. Al dolor de la cruz. Quiso ella ponernos un consuelo y una caricia en nuestro camino al cielo, eso son las flores que dio a S. Juan Diego. Nosotros también recibimos las recibimos en nuestro corazón y con ellas abrazamos a Nuestra Madre.

También es Nuestra Madre la que nos muestra que la actitud correcta ante Dios es la humillación de su esclava como ella misma se define. Significa que debemos asumir un cierto sufrimiento arrancando lo importante que somos para nuestras idealizaciones. La actitud teológica es un sí de Sta. María acompañado por una abnegación que solemos evadir. María significa para nosotros aprender a decir no al pecado y al egocentrismo; pero, quizás todos la buscamos para pedirle algo y no para aceptar la virtud de la humildad. Porque la humildad es algo que duele, que cuesta, que es incomprensible y no brilla para la sociedad. Nuestra Madre de Guadalupe baja sus ojos como signo de humillación. Porque ante Dios quién puede presumir de lo que es. La humillación es un camino de madurez que la Virgen nos invita a recorrer. Sacar tus fantasías sobre ti mismo, renuncia a tus propias idolatrías. No manipules tu propia fe. La humildad para María Santísima es quitarse del centro de ella misma y dejar a Dios.

Queridos hijos e hijas en Dios Padre:

Estamos en un cerro, y vamos al cerro del amor donde es posible que te encuentres con Dios porque ha bajado en Sta. María. También recojamos las flores que significa la sonrisa de Nuestra Madre para alentarte a que no te desanimes y que cuentas con una madre en el cielo para abrazarte y apoyarte no estoy yo aquí que soy tu Madre. Y, por último, la humillación no es algo que se apetece cuando falta amor por Sta. María. Pero, cuando hay un cariño sincero encontrarás esas humillaciones como una oportunidad para la santidad.

Gracias Madre porque eres Madre de Dios, Madre de los monjes, y Madre de cada uno de nosotros y es que como tienes un corazón grande para amar eres la madre que más hijos tiene. Gracias, este mundo jamás sería igual sin ti.

Gloria al Padre…

Abad Hildebrando OSB

Volver